[Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana...

[Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Lun, 04 May 2015, 17:44

Bajo los mandos de Lion, la Sombra Carmesí se posiciona a la altura de la brecha abierta en la cúpula. En aquella ocasión el piloto no comete ninguna de sus clásicas estupideces, en lugar de ello logra manejar la situación con gran habilidad.

-Tenéis luz verde, adelante.

Como uno solo, los tres mandalorianos se arrojan al vacío permitiendo que la gravedad haga el trabajo. Como tres silenciosos proyectiles caen rápidamente hacia la superficie del planeta. Tan solo cuando están a escasos metros del suelo activan sus Jetpacks, logrando así reducir aún más las posibilidades de ser detectados.

Kel es el primero en tomar tierra y apenas lo hace, desenvaina su espada dispuesto hacer frente a lo que sea. Pero el lugar no es más que tierra árida y edificios sin vida. Nada parece moverse por allí, al menos nada con vida. Trickster es el tercero en tomar posición, lo hace con su rifle blaster buscando algún posible enemigo. Tras comprobar que no parecen haber sido detectados, comienza a escanear la zona.

-El aire es respirable, pero tiene una alta concentración de partículas metálicas, por lo que procurar llevar siempre vuestros filtros. Una larga exposición podría ser perjudicial. No detecto ningún signo de vida ni de movimiento. Si hay alguien aquí, estará en el interior de los edificios. Aunque tan solo el edificio principal desprende algún rastro de energía. No puedo asegurar la posición exacta del generador de energía hasta que nos encontremos en su interior. Los edificios están diseñados para reducir las señales energéticas. Me atrevo a deducir que la cúpula servía como protección contra pequeños meteoritos y como un segundo bloqueador de señales. Si no sabías donde buscar, seguramente sería imposible encontrar la base.

De pronto Kel abandona su posición y avanza hacia el corazón de la base. Una vez en medio se planta mientras observa a sus alrededores, de alguna forma el volver allí parece estar despertando parte de sus recuerdos perdidos.

-Aquí adiestrábamos a los jóvenes guerreros. Yo...yo les instruía en el combate cuerpo a cuerpo. Al principio los edificios fueron nuestro hogar, pero descubrimos una red de túneles subterraneos y poca a poco, fuimos trasladándonos allí. Los edificios siguen el mismo patrón que Casius Dret instauró en nuestra base. A mi izquierda están los barracones de los aprendices, a la derecha la armería y justo enfrente, la sala de oficiales. Las puertas de la armería están destruidas, deduzco que han tomado cuanto había allí. Los barracones han sufrido daños severos, nadie podría subsistir ahí dentro.

Las acciones de Kel lo convierten en un blanco fácil, por ello Tyria le cubre en caso de que exista algún peligro. Trickster por su parte, descarga los planos de su antigua base y se los envía a sus compañeros. Todos la conocen bien, pero han pasado el tiempo suficiente fuera de ella, como para que quizás se les haya pasado algún detalle por alto.

-La base estaba formada por cien alumnos, una veintena de instructores y comandada por uno de los hombres de confianza de Casius Dret. Una vez cada tres o cuatro meses llegaba una nave con suministros, no había ninguna otra nave en todo el planeta.

El lugar carece de defensas o sistemas de detección. Instalarlas habría significado un consumo mayor de energía y un gran gasto de recursos, por lo que seguramente se basaban en el anonimato como mayor defensa.

-Redwing, tengo algo. He calibrado los sensores ahora que sé que hay túneles subterráneos, bajo los barracones parece que hay algún otro tipo de energía, está a bastante profundidad, pero tal vez podamos rastrearla si damos con la entrada a los túneles.

El perímetro en el que se encuentran está a salvo de cualquier enemigo, lo cual les permite moverse con mayor libertad, aún así ninguno baja la guardia. Aunque quizás el más relajado de todos es Kel.

-No existió ningún ataque desde el exterior, aquí se libró una batalla interna. Las luchas entre los instructores eran constantes, es probable que finalmente llegasen a las armas tras todo un año sin saber absolutamente nada de Casius Dret. Desconozco quién puede estar al mando ahora o cuales son sus intenciones. Tal vez debería adentrarme yo solo en la base. A mí me conocen, vosotros en cambio estáis muertos para muchos de ellos. Si aparecéis ahora...es probable que traten de mataros.

Cada uno de los tres edificios posee una entrada secreta a los túneles subterráneos. Kel conoce las entradas y podrá guiarlos si desean usar ese acercamiento, por otro lado, pueden tratar de acceder al interior del edificio que aún dispone de energía y registrarlo. Por último, pueden seguir el consejo de Kel y permitirle marchar en solitario. Aquellas son las tres opciones que rápidamente se le pasan por la cabeza a Tyria, aunque no son desde luego las únicas.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Tyria Zaine » Dom, 24 May 2015, 12:44

El lugar era aun más inhóspito una vez se hubieron aproximado a la zona. Los ojos de la mujer repasaban cada pliegue del terreno con mirada crítica para evitar dejar nada al azar. Cada mínima variable podía ser utilizada como una ventaja táctica para ellos o, por el contrario, como un recurso del enemigo para tenderles una emboscada. El silencio que los mandalorianos guardaban fue contagiado al piloto, el cual demostró ser un miembro de gran valía en la operación, por lo que, antes de saltar al vacío, la líder de la unidad Zillo le dedicó un saludo de respeto.

-Buena suerte, Lion.

Entonces, el viento golpeando en su cara mientras los tres aumentaban la velocidad a medida que se aproximaban al suelo, hizo que la hermosa Zeltron sonriera con una mezcla entre nostalgia y expectación. Ejecutar de nuevo una operación junto a sus compañeros de armas había sido un deseo recurrente desde que perdió a sus hombres aquel día, pero llevar a cabo el rescate de su propia unidad, no lo hubiera creído posible ni en sus mejores sueños, incluso sopesando todas las alternativas a su disposición.

Antes de que todos se estrellaran contra el suelo, los potentes jetpack de sus armaduras se activaron al unísono con la compenetración milimétrica producto de años de entrenamiento. Nada más sus pies tocaron el suelo, los tres guerreros se replegaron cubriendo sus flancos, listos para atacar ante la menor hostilidad. Pero aquella tierra yerma tan solo les traía las partículas de polvo que golpeaban contra sus herméticas armaduras incapaces de atravesarlas, y devolviéndoles una desoladora visión del desierto de escombros que tenían frente a ellos.

Una vez posicionados, Tyria escuchó el informe de los datos que Trickster recibía sobre el complejo, los túneles subterráneos y sobre el planeta en general. No obstante, tras observar la reacción de Kel y como abandonaba la posición para sumirse en los recuerdos del pasado, la mujer de piel granate cambió totalmente su formación para protegerle de cualquier posible enemigo en caso necesario, pero sin interrumpirle en aquellos momentos tan importantes para él. Mientras, la eficiencia de Kilan volvió a hacerse patente cuando todos dispusieron de los planos de su antigua base de entrenamiento para poder moverse con mayor rapidez en caso de que hubieran olvidado algún dato de importancia sobre la misma.

-El ataque desde el exterior casi que lo había descartado por la forma en que están repartidos los restos de la batalla – Respondió, totalmente de acuerdo con la afirmación de kelan, aunque algo intrigada por las disputas entre los instructores a las que se refería. – Es muy probable que traten de matarte a ti también, por lo que separarnos no lo considero la mejor opción. No obstante, lo que dices sobre no revelar nuestras identidades de primeras, no es ninguna tontería. Afortunadamente las armaduras que llevamos, ni son las mismas que portábamos antaño, ni poseen los mismos colores, por lo que es poco factible que nos identifiquen a priori si no nos quitamos los cascos y si distorsionamos las voces con el modulador. – Comentó, tras estudiar detenidamente todas las opciones que tenían a su alcance

– A pesar de que estamos utilizando la frecuencia codificada de Trickster, a partir de ahora nos comunicaremos con nuestros nombres en clave. Kel, seguiremos tu plan, pero ambos seremos tu “norac” para “hukaatir” tu avanzadilla ocultándonos a unos metros de distancia uno a cada lado, y te hukaat’kama ante cualquier emboscada. Cruzaremos por la entrada secreta más cercana a túnel subterráneo de los barracones o, en su defecto, la más accesible y que nos permita mantener nuestro camuflaje. Guíanos, ¡Oya!

Tras ello, cerró el puño hacia arriba mirando en dirección al Zabrak para que permaneciera junto a ella, mientras le indicaba con la palma de la mano a Kel que avanzara hasta adquirir el rol de “Point Duty”. Acto seguido y, cuando éste se hubo alejado lo suficiente, una sola indicación suya bastó para que ambos realizaran una ba’slan shev’la, adquiriendo una perfecta formación de Cúneo, utilizando toda la cobertura disponible y controlando milimétricamente el perímetro.
Avatar de Usuario
Tyria Zaine
Antiguo
 
Mensajes: 278
Registrado: Vie, 01 Feb 2013, 23:09

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Sab, 30 May 2015, 11:30

El acceso a los túneles está protegido mediante una compuerta y una trampa explosiva. Se trata de un diseño estándar con una ligera modificación para tratar de sorprender a quién trate de desactivarlo. Pero para los amplios conocimientos de Trickster todo aquello resulta apenas un juego.

La entrada a los túneles les revela que son lo suficientemente amplios como para que puedan ir de cuatro en cuatro. También comprueban que las paredes son irregulares, lo que convierte algunos tramos en zonas perfectas para ocultarse o cubrirse. El ambiente es seco y cálido, aún así las temperaturas son inferiores que en la superficie. De no ser quienes son, los tres componentes de la unidad Zillo seguramente en poco tiempo acabarían tremendamente agotados, pues el calor y la armadura les acabaría jugando una mala pasada. Por suerte, todos ellos han pasado tanto tiempo con sus armaduras puestas y en situaciones tan extremas, que apenas sienten una ligera molestia.

En otros tiempos, los túneles estaban iluminados mediante una red de luces. Pero actualmente la gran mayoría se encuentran destruidas o simplemente apagadas. Al avanzar, no tardan en encontrarse con un generador de energía, el cual se encuentra totalmente desmantelado. Poco después se encuentran un segundo generador, este último se encuentra en un estado más funcional, pero requeriría de algunos minutos de trabajo para ponerlo a funcionar de nuevo. Aunque no es que necesiten realmente luz en aquellos túneles y los filtros de aire que hay repartidos por los túneles tampoco les resultan necesarios, al menos de momento pues cuentan con las reservas de sus propias armaduras.

Tras apenas unos pocos minutos avanzando, llegan hasta una sección del túnel que ha sufrido un derrumbamiento. Atravesarlo les cuesta un par de minutos, el tiempo necesario para apartar algunas de las rocas más grandes y poder así continuar avanzando. Al otro lado, apenas a unos pasos de distancia, se alza una gran sala de entrenamiento. Las quemaduras de los blasters salpican las paredes y manchas oscuras de sangre seca se pueden apreciar aquí y allá. Las formas de las salpicaduras indica que fueron realizadas mediante algún tipo de arma afilada. Durante los siguientes treinta minutos van revisando las diversas salas que los mandalorianos habían creado bajo tierra. La visión global es muy similar a lo que han visto hasta ahora, es decir, síntomas de que se ha librado una gran batalla pero ni un solo cuerpo.

Tras comprobar que en aquella sección no hay nada, Tricksters les indica por donde avanzar. Sus sensores captan algún tipo de fuente de energía en una dirección, pero el avance se hace lento y casi desesperante. Los túneles son muchos y en ocasiones no toman el correcto, por lo que deben de retroceder. El zabrak hastiado, libera finalmente dos pequeños droides esferas, muy similares a los que los Jedi utilizan para adiestrar a sus padawans, para que comiencen a escanear la zona y a trazar un plano de los túneles.

Acalorados bajo las capas de blindaje, los tres continúan avanzando hasta que finalmente, Kel se detiene y se inclina. Tyria y Trickster no tardan demasiado en llegar hasta su posición y comprobar que el siguiente tramo de pasillo está minado. Desactivarlas les llevaría demasiado tiempo, sobrevolarlas no parece buena idea, ya que el sonido de los jet pack se extendería por el eco que se produce por los túneles, así que optan por un método más sencillo. Usando el cable de ascensión, tienden una cuerda paralela al suelo la cual anclan a los dos extremos del pasillo. Aferrándose al cable, uno tras otro pasan por encima de las minas hasta llegar por fin a zona segura.

Trickster parece a punto de decir algo cuando el sonido de disparos blasters llega hasta ellos. Sin duda suenan lejanos y debido al eco resulta difícil de situarlos, pero eso no les impide ponerse en marcha para comprobar que es lo que sucede. El avance es rápido pero con cautela, pues ninguno de ellos desea meterse de lleno en una trampa.

El sonido de batalla es cada vez más fuerte hasta que finalmente, el túnel por el que avanzan se acaba abruptamente revelando una gran caverna. El suelo de la misma se encuentra a unos doce o quince metros de distancia, el techo de la caverna a unos nueve o diez, por lo que en cierto modo están en una posición de altura y pueden ver bien la escena. Lo primero que les llama la atención es un enorme gusano de diez metros de longitud y cuerpo cubierto por pesadas placas quitinosas. La criatura no parece poseer ojos, pero bajo las enormes fauces plagadas de colmillos, posee al menos una decena de tentáculos que se agitan de un lado a otro, como si fuesen capaces de sentir lo que hay a su alrededor gracias a ellos.

Tres mandalorianos se encuentran al rededor de la criatura disparando sus blasters, aunque más que dañarlo parece que lo único que logran es enojarlo aún más. Mientras, dos mandalorianos tratan de trasladar a uno de sus heridos. Pero el gusano parece enloquecer por el reguero de sangre que va dejando tras de sí el herido y obviando a sus atacantes, el gusano avanza arrastrándose a gran velocidad a por su presa. Apenas está a punto de lograr su objetivo cuando un ligero zumbido acompañado de una intensa lluvia de fuego blaster golpean con la fuerza de un martillo la cabeza del gusano. Apareciendo sobre una roca y armado con un blaster de repetición ligero, Joan Tordres gruñe la orden de retirada mientras mantiene ocupado al gusano.

Imagen

El miembro más duro, grande y fuerte de la unidad Zillo, aquel al que lloraron años atrás al creer muerto, está justo allí. Sin duda aquel es el segundo milagro que tanto Tyria como Trickster contemplan con sus propios ojos. Aunque sin duda aquellos años separados lo han cambiado. El aspecto de Joan es ahora es mucho más salvaje e incluso cruel. No porta el casco y su armadura se ve tremendamente dañada y sucia. Casi parece que llevase una eternidad combatiendo bajo las peores circunstancias inimaginables.

La lluvia de disparos que escupe su arma parecen causar al menos, un gran dolor en el enorme gusano, por lo que carga directamente contra con toda la fiereza de la que es capaz de reunir aquella criatura. Joan se mantiene inmóvil y con el gatillo apretado hasta el último instante, momento en el que salta hacia un lado para tratar de esquivar a la criatura. Pero una herida mal curada en su pierna, le juega una mala pasada y no toma el impulso necesario, por lo que la criatura logra golpearlo en el hombro y lanzarlo por los aires. Con un quejido de dolor, el duro mandaloriano choca contra las rocas, pero no tarda en ponerse de pie de nuevo. Tras perder su arma principal, desenfunda su vibrocuchillo. La luz verdosa que desprende la especie de musgo u hongo que se encuentra por toda la cueva, se refleja en la superficie del vibrocuchillo e incluso, capta la sonrisa de Joan. Aquellas situaciones siempre lograban animarlo, el sentir la adrenalina corriendo por su cuerpo cuando está a punto de morir, es lo que sin duda le hace sentir vivo y ahora que va a enfrentarse a aquella cosa con tan solo un cuchillo, no se puede sentir más vivo.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Tyria Zaine » Sab, 13 Jun 2015, 17:41

Aquella incursión, a pesar de lo peligrosa que resultaba, hacía que Tyria se sintiera extremadamente viva. El hecho de estar recorriendo unas instalaciones tan similares a las que templaron su cuerpo y forjaron su voluntad en compañía de sus hermanos, empujaba su espíritu y le infundía confianzas para poder llevar a cabo con éxito la dura misión de rescate que tenían delante.

Todos y cada uno de los presentes eran unos profesionales en su campo, y ni las trampas que encontraban dispuestas por el camino, ni las condiciones ambientales extremas, podían frenar su avance a medida que se internaban en los corredores de los oscuros pasajes subterráneos.

Transcurrido un tiempo de avance por el terreno, la hermosa Zeltron tuvo que modificar ligeramente su estrategia inicial, para conseguir hacer frente al inconveniente que los recovecos y las paredes irregulares les presentaban. Una sola indicación bastó para que Kel refrenara sus pasos en determinadas zonas, para permitir que Trickster y ella pudieran doblar la esquina y cubrirle en caso necesario. Aquello les ralentizó un poco, pero era preferible a una emboscada donde no hubieran podido llegar a tiempo, teniendo en cuenta que las luces eran poco menos que inexistentes. Activarlas tampoco era una opción, puesto que sería la forma más rápida de anunciar su llegada a los habitantes de aquel desolado lugar, y tanto sus armaduras como sus filtros de aire cubrían todas sus necesidades… al menos de momento.

Finalmente, y tras sortear un derrumbamiento en la sección de túneles en la que se encontraban, consiguieron llegar hasta una sala de entrenamientos y a varias habitaciones colindantes, donde había acontecido una cruenta batalla. Por las marcas de sangre y las muescas en las paredes, aquello tenía que haber pasado hace algún tiempo, y estaba claro que los vencedores habían decidido deshacerse de los cuerpos para evitar atraer enfermedades o a otras criaturas a causa del olor y poder, así, reutilizar las instalaciones.

Tras reanudar su avance durante un buen tramo, un nuevo obstáculo les hizo acercarse hasta la posición donde Kel se había detenido, para comprobar que el lugar estaba infestado de minas. Tras sopesar sus posibilidades, decidieron utilizar el cable extensible para generar un puente paralelo y poder atravesarlo en sigilo de uno en uno mientras los otros dos cubrían el lugar ante posibles emboscadas. Todos supieron que andaban cerca del lugar donde los supervivientes se habrían reagrupado, puesto que, si no, el paisaje probablemente sería uno muy diferente y bastante menos tedioso de atravesar.

Cuando llegaron al otro lado del pasillo y Trickster estuvo a punto de dar su opinión, el inconfundible sonido de disparos blaster recabó toda su atención e hizo que se desplegaran en formación y avanzaran lo más rápido que el terreno les permitía. No tardaron demasiado en llegar hasta la entrada de lo que parecía una enorme caverna, y posicionarse para observar la situación, aprovechando la altura elevada en la que se encontraban. Cuál fue su sorpresa al contemplar con sus propios ojos como un grupo de maltrechos mandalorianos luchaban con uñas y dientes contra una enorme oruga totalmente blindada con placas, provista de gigantescos y afilados dientes y de unos tentáculos capaces de detectar la posición de sus enemigos.

En total cinco mandalorianos estaban jugándose la vida ahí abajo para evitar que uno de sus heridos fuera devorado por aquel monstruo gigante y extremadamente veloz. Un único vistazo fue suficiente para saber que las armas que portaban no serían rival para aquella cosa. La ex segunda al mando del clan Dret sabía que no llegarían a tiempo para salvarle desde tan lejos, aun así estaba a punto de dar la orden de intervenir, cuando una gran cantidad de disparos provenientes de un blaster de repetición ligero, acertaron de lleno en la cabeza del bicho, el cual se giró al instante para encararse a su nuevo enemigo.

¡Por todos los planetas de la galaxia! El séptimo miembro de aquel destartalado grupo de mandalorianos no era otro que Joan Tordres, el cual, a pesar de que su aspecto demacrado y salvaje distaba mucho del hombre bonachón y risueño que habían conocido en el pasado, era indiscutible que mantenía su espíritu indómito y luchador hasta las últimas consecuencias y así lo demostró al tener la suficiente sangre fría como para mantener la posición con el gatillo apretado hasta el último segundo, momento en el cual saltó hacia un lado con la intención de esquivar al gargantuesco gusano.

Pero la felicidad de los miembros de la unidad Zillo ante aquel reencuentro tuvo que esperar, puesto que, a pesar de que todos sabían de lo que era capaz aquella mole de músculos, sus heridas eran tan visibles que fue incapaz de evitar ser impactado por la criatura y alzado por los aires. Un golpe contra las rocas de ese calibre hubiera dejado fuera de combate a cualquier hombre. No obstante Joan tuvo la fuerza de voluntad suficiente como para ponerse de nuevo en pie y sacar un vibrocuchillo, totalmente dispuesto a atacar a la enfurecida bestia que estaba a punto de abalanzarse contra él.

-¡A la mierda el camuflaje! –
Dijo Tyria sabiendo que tanto Trickster como Kel pensaban igual que ella – ¡Chicos, necesito potencia de fuego ya! Atraed hacia mí a esa cosa y apuntad a la cabeza. Ya que tiene hambre vamos a darle un almuerzo que nunca olvidará. – Dicho esto salió de un saltó de su escondite y se dirigió hacia donde se encontraba Tordres, dispuesta a situarse tan cerca de la oruga hiperdesarrollada como para hacerle comer la granada de fragmentación que guardaba para situaciones especiales como esta. Aun así, si el monstruo decidía continuar enfocado en su presa, esperaba llegar a tiempo como para lanzarle la granada a su compañero y permitir que hiciera los honores.
Avatar de Usuario
Tyria Zaine
Antiguo
 
Mensajes: 278
Registrado: Vie, 01 Feb 2013, 23:09

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Jue, 18 Jun 2015, 23:04

La apremiante situación de Joan Tordres les impulsa a actuar con rapidez dejando a un lado la táctica y permitiendo que su instinto como guerreros entre en juego. Adiestrados para convertir pensamiento y acción en uno solo, los tres miembros de la unidad Zillo se lanzan al ataque. El tiempo deja de existir para ellos y todo comienza a contabilizarse en los latidos de sus frenéticos corazones.

Aquella enorme criatura no debería de haber supuesto un verdadero peligro para una unidad del clan Dret bien adiestrada. Pero según Tyria avanza tomando la pequeña y explosiva esfera que guarda para aquellas ocasiones tan especiales, va procesando la información que sus ojos han captado. Los mandalorianos que hasta hace unos instantes se encontraban allí, apenas poseían armas o municiones. Sus armaduras, deterioradas y sucias, mostraban claros síntomas de haber estado en batalla durante mucho, mucho tiempo. La herida de Joan por otro lado, también indica que andan escasos de suministros médicos. Así que sea lo que sea lo que ha pasado, sin duda les ha llevado a combatir por la supervivencia con todo lo que tenían.

Pese a las malas condiciones en las que se encuentran, aquello no parece desanimar a Joan. El guerrero mandaloriano parece disfrutar de cada instante y sin duda aguarda a la bestia con alguna especie de retorcido plan. Conociéndole como le conocen, seguramente se trate de algún plan de lo más absurdo donde el valor, la fuerza y la suerte son determinantes para que se lleve acabo. Por desgracia, sus planes no siempre salían bien y en ocasiones acababa metido en problemas de mayor envergadura. Pero como siempre decía: "Lo único que tengo que hacer es seguir luchando hasta matarlos a todos o hasta que ellos me maten a mí, sea como sea, será una buena historia que contar mientras me pagáis la siguiente ronda"

Pero al igual que conocen a Joan, también conocen a Kilan y Tyria sabe, que de los tres es sin duda el más afectado por el reencuentro con aquel al que creían muerto. Ambos eran buenos amigos, casi como hermanos y pese a que siempre estaban tratando de molestarse el uno al otro, la verdad es que el lazo que les unía era uno de los más fuertes dentro de la unidad Zillo. Por ello no se sorprenden cuando sin pensárselo dos veces, utiliza el cohete de su jetpack para atacar al gusano. El misil vuela velozmente e impacta a la criatura provocando que parte de su gruesa coraza sea destroza, arrancándola un grito de dolor. Kel por su parte, a sabiendas de que le resultará imposible llegar al cuerpo a cuerpo, lanza una granada incendiaria hacia el mismo punto donde ha impactado el misil.

Las llamas se expanden provocando un agudo dolor a la criatura, pero la bestia se agita y retuerce demostrando que aún queda mucha vida en ella. Aprovechando aquel momento de distracción, Joan corre para tomar una posición elevada y saltar a la cabeza del gusano. Aprovechando todo su peso y aferrando su arma con ambas manos, clava su vibrocuchillo en el hocico del gusano. De nuevo la bestia grita de dolor y aumenta la ferocidad con la que se agita, pero los poderosos músculos de Joan se mantienen firmes y se aferra aún con más fuerza al vibrocuchillo, pues sentado a horcajadas sobre la cabeza del gusano, parece decidido a no dejar que lo desmonten.

Tyria es la última en actuar, pero lo hace con gracia y estilo. A sabiendas de que la bestia se mueve demasiado como para lograr un acierto claro, utiliza el propio cuerpo de la bestia para tomar una posición ventajosa. Saltando sobre la cola del gusano cuando justo realiza un barrido a su lado, avanza sobre aquella cosa. Apenas es capaz de ver a Joan a través de las llamas que cubren la mitad del cuerpo del gusano, pero eso no la impide seguir avanzando. Tomando su pistola blaster, efectúa una rápida sucesión de disparos sobre el lugar desprotegido del gusano, sin preocuparse demasiado por las llamas que la rodean. Su armadura es más que suficiente para contenerlas durante unos preciados segundos, tiempo más que suficiente para lograr su objetivo.

Tal y como había predicho, la bestia vuelve a gritar al sentir los disparos blasters directamente sobre su cuerpo. En aquel instante, Joan arroja al interior de las fauces de la criatura el detonador térmico que instantes antes, Tyria le ha proporcionado.

Realizando un pequeño salto con el jetpack, Tyria se aleja de la zona posándose sobre tierra con gracia. Su armadura, pese haber sido besada por el fuego no parece haberse calentado lo más mínimo. El acero mandaloriano sin duda está a la altura de su reputación.

Poco después la cueva se encuentra de nuevo sumida en el silencio. Los restos del gusano se encuentran esparcidos por media cueva y el resto de su cuerpo, se encuentra aún ardiendo. El plan ha sido todo un éxito y la criatura no ha sido capaz de resistir una explosión de aquella magnitud en sus propias entrañas.

Joan se aparece en el lado opuesto a donde se encuentra Tyria. El gigante se pone en pie tratando de disimular lo mucho que sin duda le duele la pierna herida. Pese a que acaban de ayudarlo, parece mostrar una gran desconfianza en su mirada. Una desconfianza que se torna en verdadera sorpresa cuando Trickster desciende frente a él y se quita el casco. Durante algún tiempo parece estar buscando las palabras adecuadas que dedicarle a su hermano, pero es Joan el primero en tomar la iniciativa. Transformando su mano en un demoledor puño, golpea con todas sus fuerzas Trickster, quién cae al suelo sangrando de los labios. Instantes después, los cinco mandalorianos que habían salido de la cueva reaparecen alzando sus armas y apuntado en dirección a Tyria y sus compañeros. Alzando una mano, Joan les ordena que se detengan...al menos de momento.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Tyria Zaine » Lun, 29 Jun 2015, 17:52

Nada era capaz de activar más el corazón de los guerreros, que unirse en la batalla para proteger a sus hermanos. En ese momento, los tres mandalorianos actuaron como uno solo para conseguir lograr llegar a tiempo de poder enfrentarse al enorme gusano que se abalanzaba con una sorprendente agilidad hacia su antiguo compañero de unidad.

Las primeras descargas de su armamento contra la enfurecida bestia, no consiguieron hacer que la criatura se desviara de su destino. No obstante la rápida intervención de Trickster al utilizar sin dudarlo ni por un instante el cohete de su jetpack, junto con el certero impacto de la granada incendiara que Kel lanzó, justo en el punto donde acababa de desprenderse parte de la quitina del gusano, fue más que suficiente para captar la atención del monstruo y conseguir que todos sus tentáculos se giraran en la dirección de los recién llegados.

Mientras Tyria trataba de atravesar la distancia que la separaba del lugar de la contienda todo lo rápido que sus piernas le permitían, no pudo enviar que una sonrisa se dibujara en su rostro al descubrir como Joan Tordres, a pesar de sus terribles heridas, no se había dado por vencido ni por un segundo y continuaba luchando con todas sus fuerzas haciendo lo que mejor se le daba: Abordar los problemas de la forma menos ortodoxa y más temeraria posible.

Desde el momento en que aquel vibrocuchillo se clavó en la garganta del gusano y el grandullón comenzó a cabalgarlo a horcajadas como si de una montura se tratase, La hermosa Zeltron supo al instante que le sería imposible introducir su piñata sorpresa dentro de la boca de la oruga hiperdesarrollada, sin el riesgo de que el cuerpo de Joan se uniera a los fuegos artificiales. Por eso mismo, y sin pensárselo dos veces, ejecutó un salto certero sobre la criatuta y se valió de su cuerpo para avanzar a toda velocidad por su lomo, ignorando las llamas que lamían su armadura y el humo que le impedía ver más allá de sus pasos.

Varios disparos en las zonas vulnerables fueron efectuados por su blaster mientras se desplazaba, sin que esto frenara la velocidad de su avance lo más mínimo. Finalmente, un grito de aviso fue más que suficiente para que Tordres alargara la mano para agarrar el preciado detonador que le tendía, y lo encajara en la garganta del monstruo sin dificultad, antes de que ambos consiguieran alejarse a tiempo para no recibir daño alguno por la explosión.

Tras ello, el silencio más absoluto reinó en la enorme sala durante unos segundos, antes de que los presentes se reunieran. Después del fragor de la batalla, había llegado el momento de la verdad, momento en que verían si los lazos que les unían eran más fuertes que la conspiración que se había cernido sobre todos y cada uno de ellos… momento en el que sabrían si las heridas de su pasado eran imposibles de curar.

Tyria no se sorprendió al contemplar como Trickster se descubría ante su hermano de batalla. Los vínculos que les unían eran demasiado importantes, demasiado intensos, demasiado profundos como para que hubiera podido transcurrir de otra manera. Aun recordaba como aquel grandullón era el pilar donde su experto en ordenadores siempre se había apoyado, y como Joan había reemplazado el dolor de la muerte en combate de su hermano biológico, por un deseo irrefrenable de proteger a toda costa a aquel que siempre llamaba “Mirshe ures Kot” tan solo para ver como su rostro se tornaba aun más rojo de lo que ya era, enfadado por sus palabras.

El puñetazo fue sonoro y contundente, así como el retumbar de los huesos del zabrak en el suelo, que fue decorado por unas pequeñas gotas de sangre que se escaparon de sus labios. Tras ello, el movimiento del resto de los soldados que momentos antes habían permanecido a cubierto, fue tan rápido y eficiente como hubiera cabido esperar en unos guerreros de élite a pesar de su lamentable estado. Redwing volvió a sentirse orgullosa de todos y cada uno de aquellos hombres, justo antes de quitarse el casco y permitir que sus azulados cabellos cayeran en cascada sobre sus hombros, descubriendo su identidad a los presentes. Acto seguido Tyria Zaine, antigua líder de la unidad Zillo y segunda al mando del clan Dret, miró directamente a Joan Tordres con los ojos vidriosos por la emoción, antes de decir:

-¡Joan! No desgracies al cerebrito que le necesitamos para vuestro rescate. Si quieres golpear a alguien, pégame a mí por no haber descubierto antes que vuestras muertes fueron un montaje, fruto de la traición a la que fuimos sometidos todos estos años.
Avatar de Usuario
Tyria Zaine
Antiguo
 
Mensajes: 278
Registrado: Vie, 01 Feb 2013, 23:09

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Lun, 06 Jul 2015, 22:08

Iluminados por la suave luz verdosa proveniente de las plantas y hongos de la cueva, los mandalorianos se muestran como espectrales figuras implacables. Las relucientes armaduras de la unidad Zillo, resplandecen otorgándoles la apariencia de ser guerreros inmortales, mientras que las de las melladas armaduras de las fuerzas fuerzas de Joan, les otorgan la apariencia de ser guerreros que tras haber caído en batalla, se han negado a abandonar este mundo sin alcanzar la victoria.

Los más temibles guerreros de la galaxia permanecen inmóviles ante una situación que ninguno de ellos jamás llegó a imaginar. Muertos que viven y traidores que no lo son. Muchas son las explicaciones que se deberán de dar y demasiadas cosas las que se deberán de olvidar. Pero hasta llegar a ese momento, primero deberán de lograr ganarse de nuevo la confianza de Joan.

El enorme mandaloriano siempre fue una fuerza de la naturaleza destinada a destruir y aniquilar. Alguien que se movía por unos ideales muy básicos, pero con unas fuertes raíces. Contarle ahora la verdad sobre Casius Dret, al hombre que admiraba por encima de todo y todos, será algo difícil de digerir para él. Por otro lado, aún está procesando el hecho de que Tyria y Kilan se encuentren de nuevo ante él, pero lo que más le cuesta procesar son las palabras de Tyria. Ha imaginado muchas veces aquel reencuentro, pero jamás de aquella manera. Por ello hace lo que mejor se le da, golpear.

Kilan apenas está logrando ponerse de nuevo en pie, cuando Joan descarga una vez más su poderoso puño contra la frágil mandíbulas del zabrak. El impacto le arranca un espumarajo de sangre y aturde momentáneamente al hacker de la unidad Zillo.

-Puedes golpearme, apuñalarme o dispararme todas las veces que quieras, nada de lo que hagas será capaz de igualar el dolor que nos infligieron al hacernos creer que habíais muerto. Hace tan solo unas pocas horas que descubrimos la verdad sobre vosotros y de inmediato nos dispusimos a cruzar la galaxia para venir a buscaros. Sabemos lo que os contaron, sabemos que os hicieron creer que os habíamos dejado atrás, pero puedes mirarnos a los ojos y ver por ti mismo la verdad. Sois nuestros Vode, antes moriríamos que traicionaros.

Joan sin duda se muestra inquieto y pese a todo lo que ha vivido, una pequeña parte de su ser desea creer lo que dicen. La unidad Zillo lo fue todo para él, por ello las palabras de Kilan logran llegar hasta él, pero en especial las de Tyria. ¿Tal vez sean las feromonas de la mujer o es ese espíritu de líder que posee lo que le impulsa a replantearse todo? Aquello no le agrada, pensar jamás fue su punto fuerte, es un guerrero que se mueve por instintos y ahora mismo, no está seguro de lo que le dicta sus instintos.

-La técnica más difícil de aprender en el arte de la espada, es la de aprender cuando debemos envainarla. Toma unos minutos para escuchar su versión de la historia y después, una vez conozcas su verdad, estarás en posición de tomar la decisión que ahora mismo te hace enloquecer.

La voz metálica de Kel resuena por la cueva con aquel aire neutro que tanto le caracterizaba en el pasado. Joan tarda unos segundos en reconocerlo, pero cuando por fin lo hace, su rostro se deforma en una clara mueca de sorpresa. Aunque no es el único que parece reconocerlo, pues entre los guerreros mandalorianos de Joan, comienzan a surgir murmullos de sorpresa.

-¿Kelan? Pensamos que habíais muerto...aunque veo que no estábamos muy equivocados, la muerte casi te ha reclamado por completo.

Dos de los mandalorianos se adelantan y realizan una leve reverencia de respeto hacia Kel. Ambos portan vibrocuchillos y por la forma en la que los llevan, sin duda han sido adiestrados por Kelan. De no ser por los cascos que portan, sin duda todos mostrarían la misma cara de sorpresa que Joan al ver la nueva apariencia de Kel.

-Será mejor que salgamos de aquí, seguramente hayamos atraído la atención de más gusanos.
-Tras inclinarse sobre él, Joan le entrega la mano a Kilan para ayudarlo a ponerse en pie. Aunque el zabrak sabe que eso puede costarle otro golpe, acepta la mano. -¿Ya está? ¿Ahora te fías de nosotros? -Joan muestra una leve sonrisa ante el comentario de Kilan y simplemente se encoge de hombros. -No se me dan bien estas cosas, pero Kelan está con vosotros y eso ya significa mucho para mí. Pero además sois demasiado di'kutla como para presentaros aquí sin tener la verdad de vuestro lado. Tenéis mucho que explicar, pero prefiero que sea lejos de este nido. No quiero que me duela la cabeza con vuestras historias y a la vez, tener que matar más gusanos. Además...siempre tuvimos la sensación de que algo no estaba bien. -Joan se vuelve hacia Tyria, para dirigirse directamente a ella. -Los años te han sentado bien, te debía una pero no quería ser yo quién arruinase tu bonito rostro, pero el pequeño puede soportar un par de golpes y seguir siendo igual de feo. Tengo a varios heridos de gravedad, si realmente venís a ayudar, lo hacéis en el mejor momento.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Tyria Zaine » Jue, 09 Jul 2015, 15:06

La suave luz natural de la gruta en la que todos se encontraban, les hizo parecer aún más imponentes ante cualquier posible espectador, puesto que ni aquellos que hacía una eternidad que luchaban en las condiciones más precarias inimaginables en ese planeta infernal, ni los recién llegados que habían recorrido un largo camino para encontrarse en este momento junto a ellos, parecían ser de este mundo. Mandalorianos, guerreros curtidos en la guerra desde su más tierna infancia y educados en el honor más absoluto, mantenían las miradas fijas reconociendo a los que antaño llamaron hermanos en el fuego de sus llameantes ojos.

Pero el silencio sepulcral, roto únicamente por las significativas palabras de Tyria, de nuevo quedó reducido a cenizas ante los golpes renovados del miembro más brutal de la unidad Zillo sobre su antiguo compañero. Por su parte, el intrépido Zabrak no hizo absolutamente nada para detener aquel puño de hierro que se cernió implacable sobre su rostro, y ni la antigua líder de la unidad Zillo, ni ninguno de los presentes, detuvieron la segunda descarga que consiguió tumbar de nuevo a kilan, justo antes de que expresara lo que sentía ante su mejor amigo y ante el resto de los mandalorianos allí reunidos.

La duda en los ojos de Joan Tordres fue suficiente para que kel se diera a conocer añadiendo unas pinceladas de cordura a la mente del grandullón. Tyria, por su parte, decidió permanecer en un discreto segundo plano, permitiendo que los presentes hablaran entre ellos y organizaran sus ideas, antes de tomar la iniciativa para pronunciarse. Es mucho por lo que sus camaradas han pasado, y sabe perfectamente que su silencio no solo es necesario en aquel preciso momento, sino que ayudará a conseguir que ciertas cicatrices dejen de escocer con tanta intensidad, y fortalecerá los lazos que se habían forjado en el pasado.

Las palabras de respeto hacia Kelan por parte de sus alumnos, no son ninguna sorpresa. No obstante, la tristeza embarga momentáneamente los ojos de Redwing ante la mención del estado de su querido hermano. Ella es consciente de que aquello no es algo que se pueda remediar, pero una parte muy profunda de sí misma continúa martilleando sus sienes, mortificándola por no haber estado a su lado aquel día y por no haber descubierto a tiempo la verdad sobre la conspiración, que podía haberle evitado el sufrimiento de permanecer prisionero en el interior de una armadura para poder vivir.

Cuando finalmente Tordres le ofreció la mano a Trickster para ayudarle a ponerse en pie, la joven Zeltron no pudo evitar dedicarle una sincera sonrisa a ambos, feliz de haber sido lo suficientemente privilegiada como para presenciar aquel reencuentro. Tras ello, y tras saber que su momento de hablar había llegado, la mujer de cabellos azulados y piel de granate miró directamente al grandullón con sus profundos ojos violeta mientras decía:

– Y tu pareces aún más bruto y fuerte, si eso era posible. Hukaat'kama – Respondió con alegría sincera al tiempo que se desprendía de su pistola blaster y se la entregaba a modo simbólico para dejarle patente que ahora estaban totalmente bajo su merced - Os hemos echado de menos, Vode, y hemos llorado cada día vuestras muertes sin descansar en nuestro empeño de otorgaros la justicia que merecíais. – Continuó, mostrando las muescas que poseía en el hombro de su armadura, una por cada miembro caído de la unidad Zillo, mientras eran conducidos por la comitiva hasta el interior de la caverna – Contamos con varios Med Packs, y en la nave tenemos un centro médico, pero no disponemos de tanque bacta… espero que sea suficiente.
Avatar de Usuario
Tyria Zaine
Antiguo
 
Mensajes: 278
Registrado: Vie, 01 Feb 2013, 23:09

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Jue, 16 Jul 2015, 21:36

Al contemplarse unos a otros, todos son conscientes de que los jóvenes e intrépidos mandalorianos que una vez fueron, hace mucho que desaparecieron. Cada miembro de la unidad Zillo, tras haber pasado por sus propios infiernos, se han visto obligados a cambiar y adaptarse, transformándose en versiones mucho más letales y peligrosas de lo que jamás imaginaron. Joan es un claro ejemplo de ello, pues tras verse obligado a sobrevivir sin víveres y con escasas municiones, se ha vuelto alguien mucho más salvaje. Un demonio capaz de soportar cualquier tortura con tal de seguir adelante y proteger a los suyos.

-No soy el único que ha cambiado Vode, tus ojos son ahora los de una depredadora. Te has endurecido, Zaine, más de lo que podría haber imaginado nunca. Incluso el cerebrito ha cambiado, ahora casi parece un verdadero guerrero. -Joan dedica una mirada irónica y cargada de superioridad a Trickster. Un gesto que tanto Tyria como Kilan hacía años que no veían y tal vez por ello el Zabrak es incapaz de replicarle con algún comentario ingenioso, pues la alegría del reencuentro lo hacen enmudecer.

La entrega del blaster por parte de Tyria tan solo logra arrancar otra mirada similar por parte de Joan, quién se da la vuelta y se niega a tomar el arma. Simplemente se limita a alejarse y recuperar su blaster de repetición.

-Guarda tu juguete, te hará falta si vas a permanecer aquí. Además...yo prefiero un arma de verdad y que sea más de mi estilo.

El brutal mandaloriano se pone en marcha con una ligera sombra en el rostro. Tyria no es la única que porta marcas con los caídos, él mismo porta demasiadas marcas en su brazalete derecho. Nunca fue el más sentimental de los miembros de la unidad Zillo, pero siempre fue el que poseía el espíritu más protector de todos. Su unidad era su familia y habría sufrido mil muertes por cualquiera de ellos. Tyria le conoce bien, sabe que jamás mostrará sus emociones, pero sin duda puede percibir que pese a la confusión que le envuelve, sin duda se alegra con toda su alma de aquel reencuentro. Como si de alguna manera necesitase aquello para poder seguir adelante.

Al ver como reparte órdenes entre los jóvenes soldados, Tyria cae en la cuenta de que Joan se ha convertido en aquello que nunca deseó, un líder militar. Para alguien tan sumamente protector como él, la idea de perder a soldados bajo su mando era algo aterrador, pero las circunstancias que está viviendo, lo han obligado a dirigir a varios jóvenes mandalorianos. Las muescas de su armadura sin duda le pesarán tanto o más que las que porta Tyria. Pues poco importa lo que sucediese en el campo de batalla, Tyria está segura de que Joan se martirizará de por vida por haber perdido a soldados bajo su mando. Lo que el grandullón no comprende, es que al igual que la unidad Zillo poseía una lealtad incuestionable hacia su líder, los soldados que siguen a Joan sienten exactamente lo mismo y que ni la muerte podría cambiar eso.

-Espero que la nave esté bien oculta y protegida, si el Dha werda Verda se entera de su existencia, lanzará a todas sus tropas para hacerse con ella y abandonar este planeta.

El avance por las cavernas subterráneas se alarga durante casi otra hora más. Finalmente llegan hasta el campamento de Joan. Tres soldados les reciben emergiendo de entre las rocas con armas en mano, pero tras comprobar quienes son, regresan a sus puestos. La gran caverna en la que se encuentra el campamento, ha sido preparada de tal forma, que sea fácil de proteger con el menor número posible de soldados. También han colocado diversas trampas sencillas para dificultar o interceptar el avance de fuerzas hostiles.

El campamento está formado por jóvenes que rondarán los quince años de edad, aunque todos ellos parecen haber sido bien adiestrados y portan un aire muy militar. Habrá una veintena de muchachos repartidos por el campamento, aunque el que más destaca es una joven de aspecto agotado cuyos ojos se muestran del color azul más claro que jamás Tyria haya visto. Casi parece estar contemplando dos gélidos océanos, fríos y distantes. Aunque el color de su mirada dista mucho del alma que la muchacha porta en su interior, pues nada más verlos llegar, es la primera en avanzar hasta ellos. Con órdenes sencillas y rápidas solicita a sus hermanos que dejen a los heridos en una zona diseñada para ser algo más confortable. Después se inclina sobre el soldado que posee peores heridas y posa la mano sobre su pecho. Durante cerca de un minuto permanece inmóvil con el ceño fruncido en un gesto de concentración. Tras tomar una bocanada de aire, la expulsa lentamente tratando de recuperar las fuerzas. De alguna forma parece haber calmado el dolor que sufría el soldado herido, incluso de alguna forma ha logrado hacerle recuperar el color en las mejillas. La joven rondará los veinte años de edad y tras Joan, es la figura más veterana del campamento.

No es necesario mencionar que la llegada de Tyria, Trickster y Kel provocan un revuelo en el campamento. Aunque resulta difícil adivinar que llama más la atención, el regreso del instructor al que creían muerto o la aparición de dos nuevos guerreros mandalorianos a los que jamás habían visto. Joan aprovecha ese revuelo para liberar a los miembros de la unidad zillo del peso adicional de sus medpacks, los cuales entrega a la joven de ojos azules. Quién sin duda parece alegrarse enormemente de poder volver a contar por fin con algo de material médico y no tener que depender tan solo de su dominio de la fuerza para sanar heridas.

Algunos minutos más tarde, tras haber repartido órdenes entre los suyos, Joan se reúne a solas con Tyria, Kilan y Kel. Les entrega un poco de agua, la cual posee un ligero sabor metálico, aunque es todo cuanto puede ofrecerles. Durante la siguiente hora hablan sobre todo lo que ha sucedido en lo referente a Casius Dret y curso de la historia de los mandalorianos. En aquella ocasión es Trickster quién lleva el peso de la misma, en cierto modo siente que se lo debe a Joan.

-Vaya una historia la vuestra, parece la galaxia es una enorme y gran mierda. Aquí las cosas no han ido mucho mejor, hubo muchas disputas y los Zillo nos dispersamos. Nos dedicamos a adiestrar a los soldados tal y como Casius Dret quería. Aunque poca a poco, los antiguos instructores, los buenos amigos de Casius Dret fueron siendo revelados. Aunque ahora me pregunto si simplemente no se limitó a eliminarnos. Debido a que nos hizo creer que nos habíais abandonado y a la influencia de Casius Dret, los lazos entre nosotros se rompieron y todo el resentimiento que sentíamos acabó pasando a nuestros aprendices. Hace un año dejaron de llegar instrucciones y suministros, pocos meses después comenzaron los problemas.

-Los cinco mejores soldados recibían el título de Dha Werda Verda, el más poderoso y diestro de todos ellos desapareció a la par que Kel. Los otros cuatro comenzaron a obsesionarse con el poder y finalmente se enfrentaron en duelo para obtener el derecho a gobernar. Uno de ellos murió, otro logró escapar junto a algunos de sus servidores y el último, fue doblegado por el vencedor. Tras eso, el vencedor tomó el control de la base y ejecutó a todos aquellos que se opusieron a su voluntad. Algunos logramos escapar, pero ellos siguen siendo muchos más y poseen todas las ventajas en cuanto a armas, equipamiento y víveres se refiere. Todos los soldados de la base poseen cierta afinidad con la fuerza. En la mayoría de los casos eso se traduce con una mayor velocidad de reacción, una puntería más afinada o una mayor resistencia al dolor. Pero los Dha Werda Verda poseen poderes mayores, similares a los de los Jedi. Yo no deseaba doblegarme ante un idiota con delirios de grandeza, así que huí y todos estos me siguieron. Hay una guerra ahí fuera y nosotros estamos atrapados en medio. El guerrero de las sombras que logró huir, dispone de más fuerzas que yo y está mejor armado, trata de recuperar el control de la base para posicionarse él mismo como líder. El destino del resto de la unidad Zillo lo ignoro, sé que Joka Berin va por libre, aunque no me extraña, ese hijo de puta sería capaz de sobrevivir en el vacío del espacio, siempre fue un superviviente nato. El resto creo que sirven a los guerreros de las sombras, aunque hace mucho que no les veo.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Tyria Zaine » Jue, 23 Jul 2015, 19:20

Ninguno de los presentes creyó que este día sería posible. La muerte de su unidad en aquella nave mientras transportaban la reliquia que marcaría el inicio de su nueva vida, había destruido todo hilo de esperanza a medida que comprobó uno a uno que los cuerpos de sus hermanos mandalorianos yacían inertes en sus brazos. Para ella este momento era uno de tantos milagros que había tenido la suerte de contemplar desde que resucitó en este tanque de bacta a manos del bondadoso profesor, para poder vivir un día más y ver con sus propios ojos como kelan aun respiraba. Pero no era la única que se sentía abrumada por la alegría del reencuentro, puesto que hasta el mismo Kel era incapaz de no mostrar emoción en sus ojos a pesar de que su cuerpo no realizara el más mínimo movimiento.

No obstante era indudable el cambio que los miembros de la unidad Zillo podían percibir en sus antiguos compañeros. Kel era un ejemplo de temple y buen juicio, Trickster resultaba tan metódico y concienzudo que ningún detalle se escapaba a su control, y Joan no solo se había convertido en un temible depredador, sino que había abrazado el liderazgo de aquellas almas guerreras a pesar de lo mucho que siempre había odiado que la responsabilidad y las vidas de sus camaradas dependieran de sus decisiones… Aun así, bastaba una sola mirada a sus hombres, para darse cuenta de la increíblemente poderosa aura de respeto que le profesaban… Tyria no podía estar más orgullosa, a la vez afligida al saber cuanto dolor recaía en el espíritu de aquel líder forzoso.

-También tengo un detonador termal, pero pensé que sería excesivo incluso para ti. No es cuestión de sepultarnos a todos en estas cavernas – Respondió con una media sonrisa al tiempo que le seguía, tras echar una mirada de reojo al abrumado Kilan, para cerciorarse de que se encontraba bien tanto física como emocionalmente. – La nave está oculta y a la espera de poder sacaros a todos de este infierno. El Dha Werda Verda no podrá hacerse con ella tan fácilmente.

Ninguna otra palabra salió de sus labios mientras avanzaban por los subterráneos de las instalaciones. El cansancio generalizado y la sombra en el ánimo de los presentes, unido a la necesidad de que sendos grupos procesaran el reencuentro, fue suficiente para que reservara sus preguntas para más adelante, mientras hacía todo lo posible por ayudar a cualquiera que necesitara un punto de apoyo a la hora de avanzar.

Finalmente llegaron a un emplazamiento protegido por soldados mandalorianos quizá demasiado jóvenes para los turnos de guardias a los que de seguro estarían sometidos. A pesar de encontrarse en un campamento aliado, la hermosa Zeltron no pudo evitar reconocer el terreno con los ojos para comprobar que el lugar escogido era perfecto para economizar recursos y optimizar las defensas acorde a los pocos efectivos con los que contaba el grupo. También le bastó una ojeada para saber que su nave posiblemente no fuera lo suficientemente amplia como para realizar la misión de rescate de todos los hombres y mujeres atrapados en este planeta de mala muerte en condiciones infrahumanas, aunque ya lidiaría con ese inconveniente mas adelante.

El revuelo ocasionado por su llegada es recibido con una sonrisa por parte de Tyria, la cual no tiene el mayor inconveniente en desprenderse de todo su material médico y entregarlo a la joven encargada de atender a los heridos. Aquella bonita muchacha que claramente poseía poderes curativos de la fuerza le resultaba extrañamente familiar, aunque no podía recordar si había visto esos expresivos ojos azules hace un año cuando tuvo su primer encuentro con el chiss y éste le enseñó una holograbación, o tan solo se lo estaba imaginando.


Tras las órdenes pertinentes, los cuatro ex miembros de la unidad Zillo obtuvieron el momento adecuado para poder charlar con tranquilidad. Aquella reunión llenó de emoción a la antigua líder, la cual se vio a si misma rememorando de nuevo todo por lo que han pasado, contrastando al mismo tiempo la parte desconocida de la historia que no conocía. La guerrera no puede evitar desear ver el día en que todos y cada uno de sus Vode vuelvan a encontrarse. No obstante, las explicaciones de Joan Tordres consiguieron ensombrecer su rojizo rostro al darse cuenta de que aquel sueño no será tan fácil como había pensado en un principio.

-Hace un año fue cuando conseguimos destruir la estación de combate y derrotar al ser que había estado controlando la mente y los movimientos de Casius Dret desde un principio. En aquel momento desconocíamos la existencia de este lugar e incluso del hecho de que el gas que no conseguimos detener a tiempo, no acabó con vuestras vidas realmente y tan solo era una treta para hacer desaparecer a la unidad Zillo y convertirla en instructores de usuarios de la fuerza… ¡Maldita sea! Ojala lo hubiéramos descubierto… – se mortificó, sabiendo que podrían haber evitado la muerte de muchos bravos guerreros y las precarias condiciones en las que habían vivido desde la muerte de Casius Dret, si hubieran actuado con más rapidez en este asunto.

-Sabes que tenemos que hallar al resto de nuestros Vode y reconozco que tu ayuda junto con la información que posees serían muy valiosas a la hora de buscarlos y traerles de vuelta, pero entiendo que en las condiciones en las que os encontráis aquí, prefieras embarcar a tus hombres en la nave para procurarles atención médica de verdad en unas instalaciones reales. Por ello te propongo dos alternativas: O levantamos el campamento y os conducimos hasta la nave para que podáis salir de aquí y pidáis refuerzos mientras nosotros completamos la misión, o te unes a la fiesta para que tratemos de llegar a un acuerdo con los Dha Werda Verda que haga que todos los habitantes de este planeta inhóspito colaboren juntos hasta que mandemos a la caballería ¿Qué piensas que será mejor para tus hombres, Joan?
Avatar de Usuario
Tyria Zaine
Antiguo
 
Mensajes: 278
Registrado: Vie, 01 Feb 2013, 23:09

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Sab, 25 Jul 2015, 22:47

A veces un poco de humor es cuanto se necesita para comenzar a establecer lazos de unión o como en aquel caso, para volver a forjarlos. Por ello las palabras de Tyria en lo referente al detonador térmico logra despertar una amplia sonrisa en el gigantesco mandaloriano. Aquella tal vez sea la sonrisa más pronunciada que su rostro ha mostrado en meses. Pero aquella es toda la diversión que se permiten, pues una vez a solas, los cuatro hablan largo y tendido explicando lo acontecido en los últimos meses.

La sensación que envuelve a la unidad Zillo es...extraña. Todos ellos se conocen o al menos se conocían, pero ahora todos ellos son fuerzas independientes que actúan en solitario. Incluso Tricksters y Tyria, pese a trabajar juntos han sido muchas las ocasiones en las que cada uno ha seguido una senda diferente. Todos se han fortalecido, pero han cambiado. El volver a colaborar juntos puede llegar a ser un problema, pues antes eran una manada, pero ahora son depredadores solitarios y si no se alza un alfa que gobierne sobre los demás, todo se desmoronará.

-Nuestra nave posee capacidad para un piloto y seis pasajeros, podemos duplicar el número de pasajeros, pero no será un viaje cómodo, aunque según mis cálculos se debería de poder realizar sin problemas. Existe un planeta habitado a unas cinco o seis horas de aquí. Podríamos trasladaros hasta allí y así poder ser atendidos adecuadamente. Dispongo de varias cuentas con créditos suficientes para cubrir las primeras intervenciones. No es un paraíso, pero tus hombres podrían descansar y relajarse en un ambiente más tranquilo. Podríamos comunicarnos con Aislen para que envíe una nave para recogerlos o solicitar a tus nuevos amigos algo de ayuda. Tal vez ellos podrían hacerse cargo de pagar las facturas.

Los tratamientos en tanques Bacta no son precisamente baratos y si desean que todos los allí presentes se recuperen al 100%, deberán de pasar algún tiempo sumergidos. Tricksters posee algunos créditos, pero insuficientes para pagar semejante gasto médico. Tal vez con tiempo podría conseguirlos, aunque cree que quizás Tyria puede usar algunos de los recursos de los que ahora dispone.

Joan se rasca la cicatriz de la mejilla con aire pensativo, pero tras soltar un bufido se pone en pie y se vuelve para contemplar desde la altura en la que se encuentra, a los soldados que están bajo su mando. Todos han combatido con coraje, pero siguen siendo extremadamente jóvenes y ya han visto demasiada guerra.

-Comprendo lo que deseáis hacer, pero tenéis que saber que la unidad Zillo ya no existe. Todos hemos cambiado y algunos no para mejor precisamente. Joka Berin se ha vuelto alguien duro, muy duro, pues logra sobrevivir él solo ahí fuera. Los hombres que enviaron a por él jamás regresaron. Ese tío se conoce el terreno mejor que nadie y sabe como debe moverse y cuando actuar. La superficie del planeta le pertenece. Tyrrek Nabel es la mano derecha de Dha Werda Verda, comanda a los hombres con el miedo. Siempre fue un cabronazo un tanto cruel, pero ahora tengo entendido que es peor que un monstruo. Elka Tarin es su lugarteniente, la Chiss nunca fue precisamente la persona más cariñosa del mundo, pero ahora es tan gélida como el hielo, dicen que se ha vuelto implacable.

-Nabka Helcken desapareció junto a Rykin Nexin al empezar todo esto, pero no hemos logrado saber nada de ellos. Tampoco teníamos mucho contacto desde hacía tiempo, así que ignoro que será de ellos. Por último, Bemel Nexwol se unió al Dha Werda Verda que perdió, es quién se encarga de liderar los equipos de infiltración. Tampoco sé mucho de él, la última vez que hablamos seguía igual de payaso que siempre, aunque sus chistes ya no eran graciosos...más bien irónicos y ofensivos. Casi parecía que esperaba que saltase sobre su cuello, creo que ha perdido la cabeza y lo único que busca es que lo maten. El problema es que el jodido es tremendamente bueno con las armas. Si le veis no dudéis, disparar o en caso contrario...os matará.

Tyria sabe que el grandullón se guarda algo, tal vez para no contarle la verdad sobre en lo que se ha convertido la unidad Zillo. Pero ha dicho lo suficiente como para que se haga a la idea de que ya no son aquellos jóvenes y honorables guerreros que conoció en el pasado. Ahora son almas retorcidas por el dolor y el amargo sabor de la traición. El engaño al que fueron sometidos les arrebató la capacidad de confiar en otros, por ello ahora, pese a que se mantienen junto a otros mandalorianos, son depredadores solitarios y carentes de toda emoción o piedad.

-Quiero sacar a mis muchachos del planeta, esta guerra es una estupidez y solo sirve para alimentar el ego de dos idiotas con ansias de poder. Además están tan heridos y cansados que de poco servirían ahí fuera. Evacuar a mis hombres y os acompañaré a poner fin a todo esto. Pero os advierto que no será sencillo. Aquí han sido adiestrados para seguir a los Dha Werda Verda al combate, vosotros no sois nadie, por lo que no dudarán en mataros. Traer más tropas aquí, tan solo aumentaría el número de muertos. Las naves de poco servirían, pues lo túneles son profundos y salvo que vayáis a bombardear el planeta, no podréis contar la superioridad de las naves. Por otro lado, adentrar tropas en los túneles sería una estupidez. El terreno os sería desfavorable y caeríais en una emboscada tras otra. No sé que plan tenéis, pero si esperáis que el resto se unan al grupo de forma tan rápida estáis muy equivocados. Tyrrek quiere vuestra cabezas y Elka...bueno, esa mujer carece de corazón, creo que ella misma se lo arrancó del pecho y se lo comió. En cuanto a Bemel...creo que ha perdido la cabeza, se escuchaban muchas cosas de él antes de todo este jaleo y ahora no creo que haya mejorado.

Trickster se pone en pie para comenzar con los preparativos, parece ansioso con realizar toda la operación de extracción con la mayor efectividad posible. Cree que así será capaz de compensar a Joan por todo lo que ha pasado. Kel por su parte, se limita a ponerse en pie y contemplar los rostros de sus compañeros.

-No será necesario adentrarse en los túneles, existen otras opciones más practicas. Hagamos que ellos vengan a nosotros. Poseen armas, poseen soldados y suministros para resistir. Lo único que no poseen es una nave, si una llegase al planeta...
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Tyria Zaine » Sab, 22 Ago 2015, 16:16

La sonrisa que el grandullón les regala consiguió calentar el corazón de Tyria más de lo que esperaba. Sabía que la tarea de reunir a sus hermanos no sería andar por un camino de rosas, pero este comienzo era todo lo que necesitaba para saber que su empresa no sería en vano. Puede que sus Vode les odiaran, pero haber conseguido reunir aunque fuera a uno solo de ellos, ya era una recompensa más grandiosa de lo que habría podido esperar en todos estos años de búsqueda.

No obstante, la joven y curtida mujer esculpida en granate sabía que los sueños pueriles tan solo les conducirían a la muerte. Sus hombres habían cambiado al igual que ella, y pensar por un solo instante que aquellos bravos guerreros que habían permanecido años creyendo que Kilan y ella les habían traicionado, no tratarían por todos los medios de reducirles hasta hacerles caer, era una forma muy rápida de sufrir la más devastadora de las derrotas. No… el acercamiento debía ser cuidadoso, contundente y preciso, puesto que de no ser así, todos sus esfuerzos de recuperar a su querida unidad Zillo habrían sido en vano.

Las sugerencias que Trickster le ofrecía sobre la evacuación, le hicieron sopesar las alternativas que tenía a su alcance. Desde luego, aquel planeta habitado con recursos médicos suficientes, era la mejor de las alternativas dadas las circunstancias. Aquellos chicos eran auténticos guerreros, pero el estado en el que se hallaban era cuanto menos lamentable y ya habían visto demasiado a su corta edad, por lo que tan solo servirían para que los curtidos soldados de este lugar infernal y todos aquellos que contaban con poderes de la fuerza de su lado, se cebaran con ellos hasta convertir las demacradas instalaciones en las que se encontraban en una sangría de destrucción.

Por todo ello, si sus cálculos eran exactos y conseguían realizar la extracción sin contratiempos, dispondrían de unas once a trece horas hasta que la Sombra Carmesí volviera después de repostar combustible y recargar baterías de energía. Sabía que les sería imposible evacuar a todos los soldados, por lo que los menos heridos deberían quedarse hasta que la nave regresara de su primera misión de salvamento.

En cuanto a los fondos. Aislen parecía la opción más fácil, aunque el nuevo líder del clan Dret en estos momentos tenía unos asuntos más urgentes que atender para evitar ser el punto de mira del resto de clanes que servían al Mandalore. Eso sin contar con el hecho de que ambos tenían una conversación pendiente, lo suficientemente delicada como para que la hermosa Zeltron decidiera que Anisa Essil era la candidata perfecta para este asunto en particular. Acudir a Aislen ahora sin ofrecerle toda la información en persona y dando datos sesgados sobre lo que hacía aquí y el cómo había encontrado este lugar perdido de la galaxia, tan solo conseguiría aumentar las reticencias del mandaloriano a la hora de escuchar las propuestas que el señor Kresk-Elda-Nurou le había encomendado transmitir.

Pese a todo, cuando Joan habló exponiendo la nueva situación de sus queridos Zillo, Tyria arrugó la frente al imaginar el infierno por el que cada uno de ellos habría tenido que pasar para llegar hasta ahí. Joka era un magnífico explorador que había demostrado su habilidad como tirador en infinidad de ocasiones. Nunca fue alguien muy hablador, pero su aura de confianza siempre lograba trasmitir seguridad a todos los presentes incluso en las situaciones más difíciles. Le costaba creer que se hubiera separado de Rykin tan fácilmente. Ambos habían sido amigos desde la infancia, e incluso algunos habían llegado a insinuar que compartían la misma sangre, por lo que la noticia de que tanto él como el Duro estaban en paradero desconocido, debió de afectarle bastante, e incluso estaba dispuesta a apostar su ojo bueno para afirmar que de seguro no habría escatimado en recursos para buscarle.

La situación de Bemel no fue la que más le sorprendió. El apuesto y divertido mandaloriano siempre había intentado acostarse con ella desde que apareció en el barracón para unirse a la unidad, cosa que lo le extrañó en absoluto puesto que Elka era lo más parecido a un témpano de hielo que había conocido en una mujer en cuanto a relaciones afectivas se trataba. El subterfugio y las dobles intenciones eran el punto fuerte de Nexwol, por lo que estar en el bando del Dha Werda Verda más poderoso no era algo que le pegara. Desconocía si aún seguía sintiendo algo por ella, pero saber que su humor junto con sus ganas de vivir habían cambiado tanto, ensombreció su semblante en un rictus de preocupación.

Que Tyrrek y Elka estuvieran en el mismo bando fue algo que la inquietó bastante, puesto que ambos por separado podían ser extremadamente letales, pero juntos… no quería ni imaginar la fuerza combinada de una de sus mejores tiradoras con las artes de asesinato e infiltración de Nabell. Eso, unido a que nunca habían sido muy habladores, podía haber endurecido su carácter quizá hasta un punto sin retorno, junto con el hecho de pertenecer al bando del líder más fuerte.

No… definitivamente aquella misión posiblemente fuera una de las más difíciles a las que la antigua unidad Zillo se hubiera podido enfrentar en sus mejores momentos, por lo que ahora, siendo incluso un número reducido de miembros activos, la operación era aun más suicida si cabe. No obstante, kel volvió a exponer su astucia tras meditar cuidadosamente el modo más efectivo de actuar y haciendo que una sonrisa felina iluminara las facciones de la hermosa zeltron, la cual ya había empezado a diseñar uno de los planes descabellados que tanto le gustaban.

-Kelan tiene razón. No es necesario entrar en su terreno cuando tenemos todas las de perder. La tentación de obtener nuestra nave para poder escapar finalmente de este infierno es demasiado grande como para dejarla pasar. No obstante… ummm…. Joan ¿Sabes si la torre de comunicaciones permanece aun operativa y conoces el alcance de transmisión del que dispone? No tenemos suficientes jeck pack como para alcanzar nuestra nave sin que aterrice. Casi con toda certeza, una vez que la Sombra Carmesí toque tierra para recoger a tus hombres, alguien la detectará, por lo que tendremos que tener nuestro plan B preparado antes de que parta hacia el planeta para adelantarnos al peor escenario posible. Calculo que a nuestros atacantes no les dará tiempo a interceptarnos antes de que la nave se aleje esta primera vez, por lo que aun tendremos unas cuantas horas para prepararnos hasta que nuestro piloto regrese, no obstante quizá tengamos que lidiar con Joka Berin, por lo que más nos vale no dormirnos demasiado. – Comenzó a exponer a los presentes con entusiasmo.

-Pese al tiempo que nos ha separado y a todo lo que hemos vivido, la unidad Zillo es la única que conoce el código Malastare que utilizamos para realizar nuestras misiones en el pasado. Ese sistema codificado no es infalible y puede ser descifrado con un decodificador, pero nos dará el tiempo necesario para que tan solo los Zillo reciban el mensaje en primera instancia y puedan juzgar por ellos mismos la realidad en la que creer. Si después de la transmisión siguen deseando nuestra muerte, entenderé que alguno de los presentes no desee continuar con este rescate, aunque yo estoy dispuesta a todo, incluso a retar a un círculo de honor al líder de los Dha Werda Verda si es necesario para recuperar a mis vode.
Avatar de Usuario
Tyria Zaine
Antiguo
 
Mensajes: 278
Registrado: Vie, 01 Feb 2013, 23:09

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Mar, 25 Ago 2015, 18:32

Al principio no es más que una breve sonrisa que se abre paso entre sus labios, pero cuanto más desarrollan sus planes, mayor parece ser el ataque de risa que sufre Joan. Sus carcajadas alcanzan tal nivel, que todos terminan por guardar silencio un tanto confusos por aquel repentino gesto del gigantesco mandaloriano.

-¿Pensáis que estáis tratando con unos jodidos ratones a los que podéis atraer con un poco de queso? Les consideráis niños, pero hace años que dejaron de serlo. ¿Pensáis que van a ir todos corriendo hacia la nave y van a caer en el gran cepo que pensáis colocarles? Los Dha Werda Verda conocen todas nuestras tácticas y muchas más que han ido desarrollando ellos mismos. No tienen honor y son totalmente impredecibles, harán lo que sea necesario para obtener la victoria. Lo más seguro es que envíen fuerzas de exploración, tropas prescindibles para revisar la zona y la nave. Tenéis que meteros en la cabeza que no hay forma de ganar sin derramar sangre, si vais a ir a por ellos...preparaos para una masacre. Además, estamos incomunicados pequeña, no tenemos antena de comunicaciones. Casius Dret nos quería aislados de la galaxia. Además, prefería que sus nuevas armas usasen sus poderes de la fuerza en vez de la tecnología. Por lo que los comunicadores han estado siempre en un segundo plano y aunque disponemos de ellos, debido a la composición del planeta y a las enormes grutas en las que todos nos alojamos, la distancia de las comunicaciones es más bien corta. Antaño había varios repetidores dispersos para amplificar las señales, pero desconozco si siguen ahí. Puedes intentarlo claro, pero no es seguro que llegues hasta los Zillos.

Ante la idea de Tyria de desafiar a los líderes, no puede más que soltar un bufido de desaprobación.

-No eres nada ni nadie para ellos. Puede que seas una gran luchadora, pero la fuerza no está contigo. Lo que ante sus ojos se traduce en que eres lo más parecido a un tullido. Dudo que puedas vencer al Dha Werda Verda, pero en el caso de que lo hagas nadie te seguirá, tan solo lograrías que otros traten de asumir el poder y el control. ¿Vosotros seguiríais a un Jawa en caso de que venciese a Tyria? Pues ahí tenéis vuestra respuesta.

Poca a poco van comprendiendo el motivo por el que ha aceptado acompañarlos en aquella misión. Sabe que es una operación suicida, pretende encontrar una muerte digna en la batalla. Aunque primero pretende poner a salvo a los guerreros que han depositado su confianza en él. Parece que realmente está cansado de vivir una vida en la que se encuentra tan perdido. Es un guerrero, una maquina perfectamente engrasada para matar, pero estos años le han pasado factura y han debilitado su moral. Siente que la vida ya no puede traerle nada bueno, así que al menos pretende tener una digna muerte al enfrentarse a un enemigo imposible de vencer.

-No es muy inteligente avisar a los Zillos. No sé que tenéis pensado, pero dudo que Elka o su compañero duden, si os ven...abrirán fuego y os matarán. Lo jodido es que no los veréis ver venir, son expertos en ese tipo de actuaciones. A mi me hirieron gravemente y tuve suerte de sobrevivir y os aseguro...de que yo les caigo bastante mejor que vosotros. En fin...¿Queréis tenderles una emboscada? Preparaos para que os salga el tiro por la culata, el Dha Werda Verda gobierna gracias a su poder, pero sobretodo a su ingenio. Moviliza a sus fuerzas como piezas en un juego y no duda en sacrificarlas si es necesario. Vais a perder el factor sorpresa acabando o apresando a meros peones en esta partida. Quizás consigáis información, pero es probable que quede obsoleta rápidamente. Esta es una guerra donde tan solo habrá innumerables bajas.

Trickster se sumerge en sus propios pensamientos tratando de asimilar las palabras de Joan. En cierto modo tiene razón, el utilizar una nave como señuelo tan solo atraería a fuerzas de exploración. Su victoria sobre las fuerzas enemigas sería mínima y desvelarían su presencia en el planeta. Por otro lado, si Elka y Tyrrek realmente van a ir a por ellos, sin duda es mejor no alertarles de su presencia en el planeta.

-No podemos entrar y el señuelo es probable que no logre lo que buscamos. Además si les tendemos una embocada a los Zillo, perderemos cualquier posibilidad de ganarnos su amistad. Debemos de decidir el número de bajas aceptables que estamos dispuestos a sufrir y a causar. Aunque tal y como pinta la situación, creo que las bajas serán numerosas. A no ser que les obliguemos a rendirse y para ello debemos de cambiar el campo de batalla y situarnos en una posición ventajosa. Lo único que se me ocurre, es permitir que se hagan con naves y una vez abandonen el planeta, lancemos ataques rápidos para inutilizar sus motores. Inmovilizados y encerrados en las naves, antes o después deberán de rendirse.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Tyria Zaine » Sab, 29 Ago 2015, 17:04

Trickster, Kel y Redwing comenzaron a trazar los planes que les ayudarían a recuperar a los hermanos perdidos que habían estado encerrados en este planeta durante demasiado tiempo, sin que ninguno de ellos lo supiera. No obstante, las carcajadas del antiguo miembro de su unidad, hicieron que todos los presentes se detuvieran y escucharan en silencio los consejos del grandullón, expuestos con tanto sarcasmo.

Tras oír detenidamente sus argumentos, Tyria posó una mano sobre el hombro de su recién encontrado compañero al tiempo que una media sonrisa iluminó su rostro, confiriéndole una expresión aun más gatuna.

-Por supuesto que no les consideramos niños, Joan, aunque tengo que reconocer que pensé que aún conservaban algo del honor que corresponde a todo soldado mandaloriano. Lo cierto es que me cuesta creer que estos años les hayan cambiado hasta tal punto, pero ni por un segundo pongo en duda tu buen juicio, por lo que no nos queda más remedio que cambiar la estrategia
. – Dictaminó con una sonrisa para transmitirle confianza, antes de retreparse en su asiento, algo pensativa.

-Por lo que afirmas, ha sido una suerte que te encontráramos a ti primero, porque, de no ser así, puede que ahora nos hubiéramos convertido en los muñecos de entrenamiento de nuestros enemigos o en el alimento de esos gusanos gigantes. Si dispusiéramos de todo el tiempo del mundo, plantearía esta misión de extracción de otra manera, pero lamentablemente la guerra inminente que incluye a toda la galaxia no va a esperar por nada ni por nadie, por lo que mucho me temo que los Zillo tendrán que ser pacientes. – Aseveró de forma reflexiva, arrugando la frente ante la idea de dejarles a su suerte durante un poco más de tiempo del esperado.

-No quiero muertes innecesarias. Sabes que ese no es mi estilo. También descartaremos el círculo de honor puesto que aseguras que carecen de él. Te aviso que para ser un Jawa, soy extremadamente mona. Eso sí, si alguna vez me comparas con un Gungan, jamás te lo perdonaré – Bromeó para quitar tensión a una situación que de por sí era ya bastante difícil –Ningún mandaloriano hubiera seguido a un jedi o similar, por mucho que venciera a su líder, al considerar los trucos de la fuerza como algo deshonroso y degradante. Así que simplemente trataremos a nuestros enemigos como dar’manda, para evitar confusiones innecesarias. – Continuó mientras seguía exponiendo su nueva estrategia a los presentes a pesar de saber que no era la más elegante.

A Tyria le hubiera gustado poder resolver todo este asunto aquí y ahora, de tal modo que tuviera la oportunidad de contarles a sus vode la verdad sobre lo sucedido, y que estos pudieran decidir por ellos mismos. Sin embargo, todo apuntaba a que no permitirían que se explicara, por lo que un encuentro directo tan solo acabaría con una bala entre sus azuladas cejas. Ponerse en contacto con los Zillo por medio de aparatos de comunicación también había sido descartado, por lo que sus opciones se vieron reducidas hasta la alternativa que menos le gustaba de todas ellas.

-Nuestros adversarios no son ratones, pero lo cierto es que están atrapados en este planeta sin posibilidad alguna de salir. Esta mierda de sitio está en el culo de la galaxia y te aseguro que, salvo algún milagro del azar, ninguna nave se acercará hasta aquí antes de que todos los integrantes de este experimento de guerreros de la fuerza mueran de viejos. Por todo ello, también descartaremos la emboscada. No es plan de asesinar a niños prescindibles tan solo para alimentar el ego de esos Dha Werda Verda sin una pizca de Ijaa. En su lugar sitiaremos el planeta y emprenderemos un bloqueo de naves y de comunicaciones. Una vez realizado, lanzaremos un mensaje en el que pediremos hablar con los Zillo para pactar unas condiciones. Si esos usuarios de la fuerza quieren tener un futuro, no les quedará más remedio que acceder a dialogar… otra opción es lo que kelan dice, salvo con el pequeño detalle de ofrecerles naves trucadas y preparadas para quedarse sin energía una vez salgan del planeta. Aunque la considero más arriesgada al desconocer qué son capaces de hacer con la fuerza si actúan en grupo. – Meditó, sabiendo lo peligroso que podía ser el hecho de dejar a sujetos de semejantes características sueltos por la galaxia.

-Sinceramente, obligarles a rendirse no es la mejor manera de ganarnos la amistad de nuestros hermanos, pero sí que es el método más viable para evitar un innecesario derramamiento de sangre. Kilan, propongo que tú y Joan vayáis en la primera tanda junto con los heridos y, por el camino, le enviéis un mensaje a Aislen para que acuda hasta aquí y traiga consigo un contingente lo suficientemente poderosos como para tener éxito en esta misión. Supongo que tendré que adelantar mi conversación con él y explicarle todo lo que sucede en persona, además de que seguramente desee poner punto y final personalmente a las últimas operaciones de su padre. Kel y yo nos quedaremos aquí hasta que regreséis y protegeremos al grupo restante. Imagino que, si estos chicos han sobrevivido durante años en estas condiciones tan precarias, nosotros podremos resistir unas cuantas horas más en este infierno de sitio. ¿Alguna objeción?
Avatar de Usuario
Tyria Zaine
Antiguo
 
Mensajes: 278
Registrado: Vie, 01 Feb 2013, 23:09

Re: [Capítulo 2] Dha Werda Verda (Tyria)

Notapor Kildan » Lun, 31 Ago 2015, 20:22

Las palabras como el honor parecen divertir en gran medida a Joan, pues el tiempo lo ha transformado en alguien tremendamente cínico. Las experiencias vividas, lo han arrastrado a una nueva forma de ver la galaxia. Ahora, todos los pilares sobre los que se alzaban sus creencias parecen haberse derrumbado por completo.

-Somos lo que Casius Dret ha hecho de nosotros, ni más ni menos. ¿Crees que los Zillo carecen de honor por no querer acudir a una trampa y por desear disparar primero? La historia nos ha convertido en enemigos y si algo aprendimos siendo la marionetas de Casius Dret, es que debemos de ser implacables. No se duda al apretar el gatillo, simplemente se dispara.
-Joan escupe al suelo con desprecio. -Si la mitad de lo que me habéis contado es cierto, entonces no queda honor en nuestro pueblo. Solo somos soldados prescindibles de un loco con ansias de poder.

Joan, dolorido por la herida de la pierna, se retira la protección de la armadura para poder masajearse la zona de la rodilla. Una ligera mueca de dolor se dibuja en su rostro, revelando que sin duda la herida debe de ser peor de lo que trata de mostrar.

-Los muchachos de la academia han sido adiestrados para ser máquinas perfectas para el combate. Pero digamos que no eramos lo más apropiados para hablarles del espíritu de equipo y unión. Además, Casius Dret parecía más interesado en que no existiesen lazos y se gobernase todo por la fuerza y el miedo. Supongo que para llevarlos al lado oscuro ese de la fuerza y así, poder usarlos mejor. Por ello, los Dha Werda Verda y el resto de los muchachos de la academia se rigen por ese código.

Kel no parece para nada de acuerdo con Tyria, pero sabe que es inútil discutir con ella. Un guerrero usa cuantas armas están a su disposición para vencer. La fuerza no es más que otro recurso que un soldado puede blandir en el campo de batalla. Pedirle que no lo use, sería lo mismo que si ella no combatiese usando sus manos. ¿Acaso los mandalorianos no combaten con todas sus armas, pese a que sus enemigos estén pobremente equipados? Tyria puede pensar lo que desee, pero Kel jamás estará de acuerdo con ella, lo único que no parece gustarle, es que use el honor como escudo para absolutamente todo. Después de todo, el honor es tan solo una pauta de comportamiento, que todos ellos no ha hecho más que retorcer para su propio beneficio. Incluso los primeros lazos que la unidad Zillo forjó fue gracias a traicionar el honor y disparar a un superior.

-Los recuerdos vienen a mi cada vez con mayor fuerza. Recuerdo adiestrar a los Dha Werda Verda, recuerdo ver la determinación en sus ojos. El único que podría haberlos doblegado era Casius Dret. Se encargó de implantar en sus mentes un fuerte deseo para servirlo. Como bien has dicho, este planeta está aislado, un bloqueo no les afectaría en absoluto. Disponen de los medios para seguir sobreviviendo aquí. Son arrogantes y poco conseguirás tratando de imponerles nada. Se burlarán y permanecerán en sus dominios. Tal vez los elementos más débiles y manipulables traicionen a sus líderes para escapar de aquí, pero será una tarea complicada. Además, no debes olvidar que para los Zillo sois unos traidores, no confiarán en vuestras palabras jamás.

Kilan se muestra mortalmente serio y preocupado. Aquello no va según lo que se había podido imaginar en un principio. Si no logran dar con algún plan magistral, es probable que lo único que consigan es un mayor derramamiento de sangre.

-Tal vez Aislen sea capaz de tomar el control del planeta, después de todo es el hijo de Casius Dret y nuevo líder del clan. Aunque…podríamos engañarlos y hacerles creer que Casius Dret está vivo y ha regresado a por ellos. Sería solo mantener la mentira el tiempo suficiente como para sacarlos de esta roca y poder posicionarnos en una posición de poder.

Joan por su parte simplemente lanza una mirada fulminante a Tyria para dejar bien presente, que antes moriría que abandonar a sus hombres. Se dispone a rebatir aquella decisión, pero Kel vuelve a tomar la palabra.

-Existe otra forma…aunque es improbable que se convierta en algo factible. Cuando escapé del planeta, no lo hice solo. El más poderoso y respetado de los Dha Werda Verda se vino conmigo. Fue él quién gracias a la fuerza, logró mantenerme con vida hasta que tu amigo el doctor, logró encontrarme y reconstruirme. El problema es que decidió huir por un sencillo motivo, aborrecía luchar y tan solo ansiaba vivir en paz. Si lográsemos convencerle de que regresase, quizás podría hacerse con el control de los mandalorianos. Aunque también es probable que le tomen como un traidor, pues despareció hace años del planeta.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Siguiente

Volver a Star Wars

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron
comunidad uruguaya de rol